CICLISMO DE PRIMAVERA: CONTADOR, SAGAN, QUINTANA Y OTROS PROTAGONISTAS DEL INICIO DE TEMPORADA

CHEMA RODRÍGUEZ: Alberto Contador casi gana la París-Niza y Peter Sagan casi gana la Milán-San Remo. Ambos fueron segundos, que dicen ser el peor puesto: el primero de los perdedores; ambos fueron generosos en el esfuerzo y valientes en la acción, pero no obtuvieron recompensa a su descaro; no recibieron el premio que merecieron, pero así son las cosas y no sólo en el deporte. Hay podios engañosos, aunque en la retina del buen aficionado siempre quedará más marcada la impronta del rebelde que el registro de los palmarés. Estas dos pruebas reseñadas son las de mayor alcurnia de un calendario ciclista globalizado que se inició a mediados de enero en tierras australianas y que desde entonces ha venido deshojando carreras de diferente enjundia en distintos continentes. El baile de pedales comenzó en el Santos Tour Down Under, prueba por etapas australiana ganada por el nativo Richie Porte, en la que el alicantino Rafa Valls (7º) fue el mejor español clasificado. Siguió en el sur del continente europeo, o sea España, con la Challenge de Mallorca, con cinco pruebas ganadas por Greipel, Wellens (2), Vichot y McLay; la Vuelta a la Comunidad Valenciana, donde Nairo Quintana

fue el mejor; la Vuelta a Murcia, propiedad de su hijo ilustre Valverde; la Clásica de Almería, en la que se impuso Cort Nielsen; y la Vuelta a Andalucía, quinta edición que se anotó Alejandro Valverde en un emocionante duelo con Alberto Contador, que se quedó a un segundo del murciano. Otro español, Carlos Barbero, se anotaba bien entrado febrero la Volta ao Alentejo, en la vecina Portugal. En Bélgica arrancaban las clásicas con la disputa de la Omlop Het Nieuwblad, donde Greg Van Avermaet le quitaba la tostada a Peter Sagan, quien al día siguiente conseguiría su primer triunfo del año en la Kuurne-Bruxelles- Kuurne. Coincidiendo con estas pruebas, otra parte del pelotón sudaba por las carreteras desérticas del Abu Dhabi Tour, un absurdo capricho de los jeques del petróleo, en el que se impuso el portugués Rui Costa. Valls (14º) y Contador (15º) fueron los mejores españoles. Y llegó marzo con la Strade Bianche, en la Toscana italiana; una prueba más ‘remember’ que ‘vintage’, conocida como Eroica en la que el ciclismo actual quiere recordar falsamente al ciclismo de antaño, transitando por carreteras de polvo y piedra. Llegaron a la meta de uno en uno, eso sí, y el primero fue Michal Kwiatkowski, que pudo levantar los brazos con tranquilidad, 15 segundos antes de que llegara el segundo: Greg Van Avermaet. El murciano Luis León Sánchez llegaría 14º a casi cinco minutos. En una modesta prueba portuguesa, Classica Aldeias do Xisto, un modesto ciclista español, Vicente García de Mateos, se anotaba una victoria importante para él, su familia y su equipo (Lauletano), por lo que hay que traerla aquí, antes de enlazar con el principio del artículo, en el que mencionábamos las dignas derrotas de Contador y Sagan, a piernas de Sergio Luis Henao y Michal Kwiatkowski, respectivamente. Entre ambas, la carrera de los dos mares: Tirreno-Adriático, en la que el pequeño y cetrino almirante colombiano Nairo Quintana volvió a exhibir un gran momento de forma, anotándose su segunda prueba por etapas. Cuando este número de la Turia vea la luz en quioscos y tablets, se estará disputando la Volta a Catalunya, que comenzó con la primavera y con el acuerdo entre ASO y la Volta, por el que la multinacional francesa de la organización deportiva se encargará hasta 2020 de la producción de imágenes, la distribución de derechos de televisión y los patrocinios. Es un primer paso para, como hiciera con la Vuelta a España, absorber a la prueba catalana. Buena noticia para la continuidad de una carrera que hace tiempo pasaba por dificultades económicas. En lo deportivo, la Volta ofrece el atractivo de la primera confrontación entre Contador y Froome. El madrileño llega ya muy rodado en competición y el británico, que como siempre se habrá machacado entrenando, debuta con dorsal. Los que quieran ver detalles que rebelen cómo será su esperado duelo en el Tour, que no se engañen. El Tour es el Tour y todavía está lejos. Y además, más que el viejo duelo entre estos dos ciclistas, los entendidos esperan un pulso entre Froome y Quintana. De Contador se espera que muerda, como en la París-Niza, que dé destellos de su gran clase… Los años no perdonan y aunque esta temporada tenga un equipo más sólido y disciplinado rodeándole, no será fácil que vuelva a sus registros de hace años en la prueba francesa. Llevamos ya tres meses de una temporada en la que echaremos de menos a Purito Rodríguez, que ahora anda disfrutando del mountain bike. Una temporada que avanza hacia la Vuelta al País Vasco y las grandes clásicas de la primavera belga: Tour des Flandres, París- Roubaix, Flèche Wallonne y Liège-Bastogne- Liège. Una temporada que avanza hacia la primera gran vuelta de la temporada: el Giro de Italia, que sigue siendo, para muchos, la prueba por etapas más bonita del ciclismo. Una temporada en la que de vez en cuando nos asaltan noticias de muertes por atropello de ciclistas anónimos en las carreteras, o por cuestiones más naturales de campeones ilustres, como la del suizo Ferdi Kübler (97), vencedor del Tour de 1950, y de los franceses Roger Walkowiak (89), ganador del Tour de 1956, y Roger Pingeon (77), vencedor en 1967 del Tour y en 1969 de la Vuelta a España.

Escrito por
More from Redacción

LA CVMC JA ÉS MEMBRE DE PLE DRET DE FORTA

L’entrada a FORTA representa un pas més en la normalització i visibilitat...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *