CRÍTICA DE MIL COSAS QUE HARÍA POR TI, DE DÍDAC CERVERA: ABUSO SELFIE

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(1)DANIEL GASCÓ: El debut de Didac Cervera en el largometraje es fruto de este tiempo. La tentación de girar la cámara sobre uno mismo, de lanzar un gesto selfie de autoafirmación, predomina en esta comedia. Una tendencia que practicaba muy bien Stanley Kubrick desde su debut, Fear and desire (1953) hasta La chaqueta metálica (1987), cuando un personaje gritaba a otro en un primer plano frontal, violentando e implicando al espectador. A propósito de sus films bélicos, Sam Fuller decía, a su vez, que había que dispara sobre el espectador para que éste sintiera la guerra. Pero una cosa es hacerlo repentinamente, una sola vez en todo el film, y otra muy distinta es convertirlo en norma de estilo, como hizo Lewis Gilbert en alfie (1966), todo un tour de force difícilmente sostenible que funcionaba gracias al enorme magnetismo de Michael Caine. Tanto Ventura Pons en su reciente Oh, quina joia! (2016) como mil cosas que haría por ti destapan con este método su necesidad urgente de ganarse nuestra complicidad cuando eso debería ocurrir voluntariamente. Son películas que se saben películas, se reconocen ellas mismas durante el metraje y mencionan a otras. En este caso: el Padrino, annie Hall… Se detienen, rebobinan, repiten. Cuando Wong Kar Wai afirmaba que el privilegio del cine es el dominio del tiempo, no se refería a un abuso, sino a la destreza y originalidad que muestra un creador cuando utiliza sabiamente sus herramientas. Rodada en valenciano, esta comedia pierde mucho en sus pases doblados al castellano, resintiendo el trabajo de un elenco actoral bastante competente. Como suele ocurrir, el problema principal se halla en el guión, un cúmulo de buenos propósitos que evidencian su condescendencia con el espectador. Ofrecer personajes guapos, disparate y mucha acción, no garantiza su respaldo. Una comedia debe tener más mala uva. Por otro lado, la fórmula del éxito no está en manos de nadie. Seguirá siendo el gran secreto.

Escrito por
More from Redacción

PEGARLE DOS TIROS AL JUEZ

JAVIER VALENZUELA: Con el aliento de los investigadores en la nuca, Ignacio...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *