DE REPENTENTE, SAGUNT A ESCENA

ENRIQUE HERRERAS: De repente, llega el verano, y con él, una nueva edición del Festival Sagunt a Escena. La verdad, echo de menos la época en la que expresaba en estas (y en otras) páginas mi disgusto con el modelo de festival que se realizó a partir del triunfo del PP en el año 1995. Mi queja iba hacia la poca consideración política que tenía este importante (en potencia) festival frente a los “dichosos” eventos por
entonces de moda. Y dicha consideración vino raíz de la politización (y posterior judicialización) de las reformas que acometieron los arquitectos Grassi y Portaceli.Tuvimos mala suerte, porque esto nos impidió realizar una discusión arquitectónica como Godot Manda. El resultado hubiera tenido, según opino, dos respuestas: 1) La promesa de no volver a realizar reformas de este tipo, en especial el nefasto tratamiento de las gradas. Y 2) A pesar de los pesares reivindicar el espacio porque, al fin de cuentas, un teatro se hace para ser eso mismo y no para ser ruinas. Con el tiempo me cansé de repetir lo mismo (¡En Sagunto, o se programa lo extraordinario o no es nada!), al mismo tiempo de elogiar a los distintos directores de Teatres de la Generalitat por el empeño de mantener dicho festival en contra de la tónica general política. Me cansé, pero también las circunstancias hicieron que la perspectiva cambiara. Desde la crisis ya no hacía falta criticar para pedir mejoras, sino, más bien, poner una velita cada lunes en San Nicolás para que, al menos, sobreviviera. Hizo efecto. Y a partir de la edición anterior, podemos hablar de una nueva etapa, y con la batuta de un, por fin, director artístico: Juan Vicente Martínez Luciano.
Lo importante es que, ahora, sí que hay voluntad, y por ello celebro tanto el presente como un posible futuro (pero, cuidado, el espíritu señalado puede despertarse, y sin morriña). Esta energía continúa este año. La prueba es que se amplían los días de duración: entre los días 18 de julio y 8 de septiembre se presentarán 32 espectáculos de teatro, danza, música y circo. Es evidente que el centro neurálgico de la programación sigue siendo el Teatro, cuya programación se complementa con el Off Romà. La novedad en esta ocasión es que, además de la habitual la subida al castillo, la Glorieta y el Centro Cívico del Puerto de Sagunto, este año se cuenta con la incorporación del Centro  Cultural Mario Monreal, la Casa de los Berenguer y el Antiguo Casino del Puerto de Sagunto. Lo cual me llena de alegría nostálgica, porque recupera la estructura de los inicios, cuando el escenario era tipo griego y las piedras puntiagudas de los asientos. Y ya de lleno en la programación seleccionada hay que destacar que se busque un lema genérico. El de este año es “héroes y antihéroes”, una excusa para perfilar un programa con espectáculos que alcanzan, a priori, al olfato teatral. Grandes montajes (eso es en definitiva lo que pide este escenario) como Las Troyanas, dirigida por Carmen Portaceli –con Aitana Sánchez Gijón y Ernesto Alterio, como protagonistas-, Calígula, con una puesta en escena de Mario Gas, y La vida es sueño (Teatro del Temple) Por otro lado, seduce la cantante Silvia Pérez Cruz con el recital titulado Vestida de nit. Un punto especial que se introduce en el señalado sentido olfativo es la presencia de la compañía china Tao Dance Theatre. La danza también tiene su espacio con FIesta, un espectáculo creado desde la personal visión flamenca de Israel Galván.
Siguiendo con el baile, pero con un sabor más contemporáneo y al mismo tiempo valenciano, nos encontraremos con Man Ray, de Taiat Dansa. Es muy subrayable que este montaje sea coproducción entre el Festival Grec 2017, Institut Valencià de Cultura, Ballet de la
Generalitat y Sagunt a Escena 2017, es decir, que se unan esfuerzos, ideas y presupuestos. Además, el festival cuenta con un espacio para la ópera: La Brecha, dirigida por Paco Azorín. Y atención a la versión libre de Hamlet (Dead Hamlet), que presenta Sennsa Teatro Laboratorio. Cobra resonancia también la presencia valenciana (y en valenciano) en la que destaca la obra De Sukei a Naima, así como las reposiciones Hamlet canalla y El verí del teatre, dos obras que vimos y disfrutamos en el Teatre Micalet. No me olvido del Off Romà, y otras sorpresas que en todo festival siempre aparecen. No vemos en la subida del Teatro Postromano o en otros lugares. La reconquista de Sagunt continúa…

Escrito por
More from Redacción

CRÍTICA: IT, EL PAYASO DE LOS MIEDOS INFANTILES

(2) PAU VERGARA: ¿Puede haber algo más malvado que un payaso asesino?...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *