DIEGO

FERNADO LARA: Le debía este artículo a Diego, a Diego Galán. Se lo debía también, en cierta forma, a los lectores de la Turia. No lo pude escribir el pasado día 15, cuando me lo pidió José Manuel Rambla (que acabaría redactando una semblanza suya muy acertada). La noticia me sorprendió a varios miles de kilómetros de España y no me sentía capacitado para elaborarlo entonces. Pero ahora, ya de vuelta, sí creo que puedo y debo hacerlo como recuerdo y homenaje hacia con quien compartí tantas cosas, incluso dentro de estas mismas páginas, uno con “Galán de noche” y otro con “El Tema de Lara”. Realmente, Diego y yo llevamos vidas bastante paralelas y coincidentes en muchos momentos. Nos conocimos en la etapa de Nuestro Ciney de los cine-clubs, para pasar juntos a Triunfo, donde sustituimos a la gran pareja de críticos formada por César Santos Fontenla y Jesús García de Dueñas. Al principio, y dado que no se nos conocía demasiado y que en la revista abundaban los seudónimos, no fueron pocos los que aseguraron que era José Monleón quien se ocultaba bajo tales nombres… Sin embargo, por paradojas del destino, fuimos nosotros dos los que sí utilizamos un seudónimo común, Ramón Valle, para escribir de teatro cuando Monleón estuvo una temporada en el extranjero… En Triunfo, Diego y yo pasamos ocho inolvidables años, no solo como críticos sino como entrevistadores, reporteros, de todo un poco y no únicamente del mundo del cine. De ahí nacieron incluso libros conjuntos como 18 españoles de posguerra, España, primera páginao 7 trabajos de base sobre el cine español, publicado por un importante y querido editor valenciano, Fernando Torres. Luego, cada uno se iría a un Festival. Yo, a Valladolid, en 1984; él, a San Sebastián, al año siguiente. Y la verdad es que ese camino dual respondía bien a nuestras diferentes maneras de ser y de entender el cine. Diego reflotó el certamen donostiarra, que hasta había perdido la categoría A, en tiempos muy difíciles, además, en el terreno político y social. Su labor fue magnífica, fundamental para poner los cimientos de un Festival que, en buena parte, siguen siendo los mismos de entonces y a cuya historia dedicó toda una serie televisiva. Dentro de un dominio, el documental, donde dejó excelentes ejemplos, como Memorias del cine español, Queridos cómicos o los recientes ¿Quién fue Pilar Miró?, Con la pata quebraday Manda huevos. Se ha muerto Diego, después de unos últimos años con serios problemas de corazón, y eso es incontestable. Pero no me acostumbro a la desaparición de un amigo y compañero tan especial. Con él se va buena parte de la memoria de nuestro cine pero, además, alguien que sintió con pasión su trabajo, una pasión que disimulaba a menudo con un humor donde convivían la ironía y la crítica cáustica hacia sí mismo y hacia los demás. Será imposible olvidarlo.

Escrito por
More from Redacción

Cinema Mediterrani als Aragó: estrena el documental Dreams Behind The Wall

TURIA:El documental Dreams Behind The Wall es la segunda de las propuestas...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *