EDITORIAL: PACTO DE ESTADO CONTRA EL MACHISMO. Nº2.757,2-8 DICIEMBRE 2016

TURIA: Las cifras son escalofriantes, hablan por sí solas. Coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, celebrada el pasado 25 de noviembre, se dieron a conocer una serie de estadísticas que echan por tierra cualquier argumento de aquellos que todavía siguen negando que la violencia machista es una plaga social en el ámbito de la relación sentimental (solamente un 1% de los españoles considera que es un problema grave). En el periodo 2010- 2015 se registraron en el Estado español un total de 866 asesinatos de mujeres, vidas arrancadas de cuajo por parte de quienes supuestamente más las querían. Pueden ser más porque hay varias muertes que están siendo investigadas actualmente. Estos datos han sido divulgados por la web feminicidio.net en un exhaustivo estudio, muy pormenorizado. La cifras oficiales solamente admiten 354 casos, debido a que la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la violencia de Género solo reconoce los asesinatos en el marco de la pareja o ex pareja. Unas 60 mujeres son asesinadas al año y 700.000 maltratadas. Tampoco hay que olvidar a los niños y niñas también asesinados, además de los que quedan huérfanos. En lo que llevamos de año, un 42% de las mujeres asesinadas habían denunciado la violencia que padecían, y pese a ello las medidas de protección no han funcionado. Luego está el apartado del maltrato psicológico, como controlar a la mujer y dominarla con impunidad. Según Miguel Lorente, Delegado del Gobierno para la Violencia de Género en la segunda legislatura de Zapatero: “El machismo ha creado una red social y cultural”. Y todo ello sucede mientras una parte importante de la sociedad prefiere dirigir la mirada hacia otro lado cuando se habla de violencia de género o machista. O, incluso, peor, cuando determinados personajes con proyección pública, como el alcalde de Alcorcón, David Perez (PP), arremete contra las feministas: “A mí siempre me ha parecido muy sorprendente que hayamos llegado al siglo XXI con ese feminismo rancio, feminismo radical, totalitario, vigente, incluso influyendo en las legislaciones y marcando en muchas ocasiones la agenda política”. Ni una sola palabra para las víctimas de la violencia machista. O el arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, un militante “contra el imperio gay y ciertas ideologías feministas”, como ha manifestado. Este tipo de opiniones se convierten en cómplices del actual estado de las cosas. Cada vez se hace más imperioso aprobar un Pacto de Estado contra el machismo, que incluya una serie de de medidas que no solamente aborden las consecuencias de dicha violencia, sino sus causas para erradicarlas en el mayor porcentaje posible. Enfrentarse a dicha violencia exige mirarse en el espejo de la realidad. No hay que perder ni un minuto más. Manos a la obra.

PUBLICADO EN LA SEMANA DEL 2-8 DE DICIEMBRE DE 2016

Escrito por
More from Redacción

TESTIGO DE CARGO – EGOLATRIA, AMOR I TENDRESA

A PROPÒSIT DE “EL HILO INVISIBLE”, DE PAUL THOMAS ANDERSON Àlex Gutiérrez...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *