EL IMPERIO NETFLIX

FERNANDO LARA: A toda página, en su principal titular de portada, “El Periódico de Catalunya” del pasado sábado lo proclamaba: Cine sin cines, bajo el encabezamiento Revolución en la industria del Séptimo Arte, y los sumarios Plataformas como Netflix y Amazon producen y estrenan cada vez más películas en exclusiva y La distribución cinematográfica en “streaming” siembra incertidumbre sobre el futuro de la salas. Era la presentación de un amplio reportaje firmado por Julián García, quien recababa la opinión de varios expertos. Sus conclusiones apuntaban todas en la misma dirección: el panorama del mundo audiovisual, en sus distintos vectores, está cambiando (o mejor, ya ha cambiado) de manera irreversible.

El principal gigante de esta trasformación se llama Netflix, que parece expandirse sin límites. Sus cifras oficiales son a veces más difíciles de conseguir que la fórmula de la Coca-Cola y jamás acuden a un debate público o con los medios de comunicación. Según estimaciones fiables, el número de sus abonados supera las 120 millones en unos 130 países, principalmente en Estados Unidos, aunque en España en dos años y pico ya ha superado con creces el millón de suscriptores. Su objetivo entre nosotros lo han manifestado claramente: llegar a un tercio de los hogares en un lustro más, superando ampliamente a otras plataformas digitales como Movistar, Amazon, Apple o HBO. Si a ello se suma que van a invertir en 2018 entre 7.000 y 8.000 millones de dólares en contenidos propios, es que estamos hablando de cifras realmente mareantes.

Es este último el aspecto que quiero resaltar. Porque ya se sabe que las películas que produce Netflix se pueden ver solo en su plataforma mediante “streaming” e impide que se proyecten en salas cinematográficas, salvo alguna excepción como quizá suceda con The Irishman, de Scorsese. Pero aún más: cuando adquiere los derechos de exhibición mundial de un film que no ha producido, solo permite que se estrene comercialmente en el país de origen. Eso sí, paga buenas cantidades por ello, que pueden rondar el millón de euros para una película no demasiado costosa. De ahí que ahora anden todos los productores españoles –siempre ávidos de financiación–, y también los de media Europa, a la caza y captura de los ejecutivos de Netflix por los mercados de los grandes Festivales.

Entonces, ¿qué va a pasar con los circuitos tradicionales de distribución y exhibición? Tranquilos, dicen los optimistas, hay de sobra buen material para todos y podemos convivir. Están condenados a desaparecer en un breve periodo de tiempo, aseguran los apocalípticos. Y mientras, una meritoria plataforma, en este caso española, Filmin, auspiciada por los distribuidores independientes de cine, lucha por sobrevivir después de que, tras una década de existencia, haya logrado el pasado año no tener números rojos…

Fernando Lara

Escrito por
More from Redacción

TRUE COUNTRIES, EL HOMBRE QUE VOLVIÓ DEL NORTE/ EL SINGLE DEL DISCO

TURIA: “…Año 2317. Planeta Tierra. A. Marti vive en la region Escandinava...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *