ENTREVISTA A ANTONIO M. ESPARZA – LA VIDA Y NADA MÁS

“La cultura en España está desacreditada.”

Antonio Méndez Esparza me recibe sonriente y entusiasmando a través de la pantalla. Este madrileño reside desde hace años en Estados Unidos, donde ha desarrollado su carrera. El mismo día de la entrevista se entera de dos nominaciones a los Independent Spirits Awards.

Por Laura Pérez. Diciembre 2017

 

  1. ¿Estarás contento con la noticia que has recibido?

Me acabo de enterar de las nominaciones y estamos emocionados. Regina Williams compite con actrices como Margot Robbie o Frances McDormand, ella que no es actriz profesional. Yo lo veía muy complicado porque la película no tiene distribuidor americano. Se estrenó en San Sebastián, pero en Estados Unidos no es un festival muy importante. Aquí he intentado acompañar a la película a todos los sitios y las reacciones que estoy recibiendo son fantásticas, pero nadie sabe de ella. Estas nominaciones ojalá ayuden.

  1. Claro, porque la película es española.

Sí, es algo muy curioso. Para mí la película es americana, pero yo soy español y la producción es española. Lo que pasa es que aquí las películas se valoran de manera distinta. En Europa es todo muy burocrático, te tienen que dar un certificado y hay una serie de complicadas reglas. A los americanos les da un poco igual, lo que les importa aquí es que la película tenga una temática americana, por eso hemos calificado para estos premios. Yo la defino como una película americana pero dirigida por un español, es así de simple.

  1. ¿Por qué has desarrollado tu carrera en EE.UU.?

Yo descubrí el cine en cinetecas y en la universidad en España, pero los estudios de producción de cine los desarrollé en EE.UU. Comencé a trabajar ya en la universidad, donde además comencé a buscar la historia que quería contar. Me siento muy cómodo aquí, a pesar de las inseguridades. Volví a España pero me surgió la posibilidad de volver a dar clases y aquí sigo, por accidente. Esta es mi casa y no veía opción de hacer la película en otro sitio.

  1. No cabe duda que la historia surge de tu entorno, de lo que vives estando allí.

Sí, pero quizás el origen de esta película viene de otra que intenté hacer en España, que nunca llegó a despegar del todo. Era el retrato de una madre soltera inmigrante, pero hablaba de otras cosas, trataba de hacer un retrato de la sociedad española, de la inmigración, de la soledad, del sistema económico… Había ciertas cosas comunes, pero no es que intentara adaptarla a su versión americana.

  1. Precisamente en tu primera película, Aquí y allí, también está muy presente el tema de la inmigración. ¿Tiene algo que ver tu condición de migrante?

Es difícil de explicar porque yo estoy en una posición muy cómoda ahora mismo. Estas historias surgen de un interés de adoptar una posición distinta y querer plasmar una realidad que no es la mía. Una película es como un viaje, casi una odisea, pues es como sumergirte en un mundo que desconoces. En la película anterior sí compartí quizá un poco esa posición de inmigrante y con esta película me acerco algo más por ser padre, lo que me permite entender mejor la frustración que sufre esta madre, esa mezcla de amor y devoción por su hijo mezclada con ese hartazgo que padece.

 

RGB tiff image by MetisIP
  1. ¿Construiste desde esa base el personaje de Regina, la madre en la película?

Sí, pero hay un momento que los personajes cobran vida propia. Muchos me dicen que el trabajo de Regina es gracias a mí. En parte sí, claro, pero Regina en cada escena hacía algunas cosas que yo ni me imaginaba. Tú diriges, llevas el timón, pero nada más. No lo digo por falsa modestia, pero es que en mi caso los propios actores crean a sus personajes sin que yo apenas intervenga. Si yo hubiera intentado imponer mi visión constantemente, la película no tendría esa naturalidad.

  1. Ambos personajes, madre e hijo, son muy potentes. Parece que la película está concebida para el hijo, pero la madre logra arrebatarle ese protagonismo.

Sí, eso es un problema, pero es curioso que se vea así. Es verdad que íbamos a intercambiar las escenas de ambos pero luego no fue posible y quizá ese cambio hace que se enfoque más la historia en la madre. Pero los personajes se van construyendo aunque ellos no lo sepan, es fantástico que vuelen solos. Para mí el personaje principal creo que es Andrew porque es el que más cambia al final, pero habrá quienes, como tú , me digan que es Regina.

  1. ¿Qué te aporta trabajar con actores no profesionales?

Es la única manera de conocer un mundo del que no sabes nada. Un actor creo que va fingir más, pero ellos interpretan su propia experiencia y son más generosos a la hora de entregarse. Yo buscaba esa energía, esa cualidad intrínseca de las personas que aporta una cercanía y un realismo increíble. Por otra parte, es un riesgo pues es más complicado que alguien se interese por el proyecto cuando no hay actores. Eso me llevó a otro punto, a otra manera de hacer las cosas, pero estoy contento porque he conseguido mostrar esa realidad sin tener que inventármela.

  1. ¿Cómo ves la industria cinematográfica en España desde fuera?

Esta película tuvo el apoyo de TVE, Movistar+ y el ICAA, pero ya acabada, nos podríamos haber arruinado. Me gustaría ver más variedad, que algunas películas dejaran de ser un milagro y que las producciones más pequeñas tuvieran más oportunidades. Parece que allí solo hay dos opciones, o haces un milagro o una superproducción comercial. No hay películas medianas en las que la gente pudiera vivir dignamente con su trabajo. Lo que si veo es una ola de cineastas con mucho talento, que hacen películas por tres duros y con mucho ingenio. A pesar de la situación, la gente hace cine, pero claro, eso no es una industria, pues se lo juegan todo por levantar un proyecto. Pero eso creo que pasa en general con la cultura en España, está desacreditada, como por ejemplo con el término “cultureta” que parece hasta despectivo.

  1. El título “La vida y nada más” es muy significativo. ¿Resume esta la película?

Sí, para mí es una frase que lo deja todo muy claro. Es la vida de estas personas, aunque resulte muy obvio. Resulta muy evidente pero da una claridad para mi muy importante. Luego es el espectador el que juzgará el resultado final.

 

La vida y nada más, de Antonio Méndez Esparza (Aquí y Allí films, 2017)

Crítica en Turia “Realismo sin filtros” (4)

 

Escrito por
More from Redacción

CINE ESPAÑOL

FERNANDO LARA: Cambiaba este año de “fórmula” el Festival de Málaga: de...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *