HONG SANG-SOO SE CONSAGRA EN GIJÓN

Foto de familia 56 FICX

El FICX cierra sus puertas una vez más en esta nueva edición que ha dejado buen sabor de boca con las propuestas a concurso y sin embargo ha sorprendido poco con el anuncio del palmarés.

Como ya comentamos en la previa del certamen, el cineasta surcoreano Hong Sang-soo repetía en la Sección Oficial del FICX, que lo convierte ya en un creador afín a la línea que sigue el festival, que además ha apostado este año por el director por partida doble. El cineasta ha sido seleccionado en la Oficial en varias ocasiones –la última el pasado año- y no es la primera vez que gana el premio mayor. Su película Hotel by the river se alzó con el premio al mejor largometraje, además del reconocimiento a su protagonista Ki Joobong (quien repite tras ganar en Locarno), y al guion, firmado por Sang-soo. Un triplete que sorprendió a más de uno que pudimos ver la película de nuevo en la clausura y comprobamos que se trata de una propuesta que mantiene su habitual línea fílmica, pero que es una obra menor del autor. De nuevo, Sang-soo disecciona a su manera costumbrista y sin imposturas las relaciones familiares, esta vez en blanco y negro y en un entorno frío como es el de un hotel que alejan a sus personajes de un entorno cercano.

El Premio Especial del Jurado fue a parar a un artista asturiano muy reconocido en su tierra como es Ramón Lluís Bande, por Cantares de una Revolución. El gijonense recorre algunos de los escenarios de la revolución proletaria de Asturias en el 34, con un estilo estético muy particular que lo hace destacar. El reconocimiento a la mejor dirección se compartió entre el rumano Radu Jude por la comedia satírica I Do Not Care if We Go Down in History as Barbarians -la candidata los Óscar por su país- y la chilena Dominga Sotomayor por Tarde para morir joven. Esta última si alcancé a verla y, pese a contar con ciertas convencionalidades narrativas, la joven directora conforma un interesante retrato coral de toda una generación en los años 90 en su Chile natal. La cinta se llevó además el premio a la mejor fotografía para Inti Briones. La mejor actriz fue en esta ocasión Olivia Colman, por La favorita, último film de Lanthimos que abrió el festival, que se estrenará en cines a mediados enero. El premio del jurado FIPRESCI que otorga la prensa especializada fue para la comedia checa Winter Flies, del joven director Olmo Omerzu, la cual se estrenará en primavera en nuestro país.

En la Sección Oficial de cortometrajes, muy aplaudida fue la elección de la original y alternativa propuesta de La casa de julio iglesias, el corto español de la integrante de Los Hijos, Natalia Marín, que se llevó dos premios y entre ellos la apuesta del Jurado Joven. Sin embargo, el ganador del premio al mejor cortometraje se fue para Austria con Imperial Valley de Lukas Marxt.

Los niños asturianos también tienen su espacio en Enfants Terribles, con propuestas adaptadas para ellos, y conforman un jurado que dio el premio al largometraje Un corazón extraordinario, de Marc Rothermund. La voz de la audiencia se postuló con el Premio del Público al mejor largometraje para el documental suizo À l’école des Philosophes, de Fernand Melgar.

El cine español del FICX cuenta con un jurado propio, y en este caso, la triunfadora fue Hamada, que cuenta con coproducción entre Suecia, Noruega, Alemania. Se alzó no solo con el premio a mejor largometraje sino también a la mejor dirección para Eloy Domínguez, que cuenta en esta obra de corte documental la realidad que viven los habitantes del Sáhara. El mejor guion español fue sin embargo el de Miriam Miente, que firman a cuatro manos Natalia Cabral y Oriol Estrada y que se estrenará muy próximamente.

Viejos y nuevos rockeros se entremezclaron este año entre el público joven que acostumbra a recibir el FICX al tratarse de un festival indie y alternativo. Y es que esta edición contó con la colaboración de Radio 3 para presentar un ciclo de documentales sobre la historia del rock, entre los que pudimos ver sugestivas propuestas como la de Omega, de José Sánchez-Montes y Gervasio Iglesias, sobre la creación del disco de Enrique Morente y Lagartija Nick que unió el flamenco y el punk-rock; o la interesante Gimme Danger sobre el grupo The Stooges, firmado por Jim Jarmusch y que se pudo ver aquí en el festival de Docs Valencia.

 

Con todo esto, cabe destacar la presencia entre nosotras de una mujer de cine como es Esther García. No lo digo solo por recibir este reconocimiento en la gala de clausura de la mano de Isabel Coixet -con quien prepara nuevo film- sino porque la productora que está al mando de El Deseo, detrás de las mejores películas del cine español y de casi todas las de Almodóvar, es un ejemplo de que el talento y la profesionalidad no están reñidos con el buen carácter y la humildad.

 

Fotos: Luis Gracia

Laura Pérez

 

Escrito por
More from Redacción

POR FIN, PINOXXIO AL PRINCIPAL

TURIA: Ananda Dansa, Premio Nacional de Danza, nos trae un espectáculo sorprendente...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *