PLAZA REDONDA: DINÁMICA DE BLOQUES

URBAN GARCÍA: Cuando se formuló la tectónica de placas, todo cuadró. La deriva de los continentes diseñó el mapa del mundo. Las líneas continentales encajaban como un puzle. Sobre una esfera líquida se dibujaron tierras y mares. Lo que en un principio fue un solo mundo, se fragmentó. Eso ha ocurrido con la política española. El cómodo y previsible mapa bipartidista es ahora un complejo sistema de archipiélagos y continentes llamados a confluir en dos grandes placas tectónicas, dos bloques: izquierda y derecha. ¿Vuelven los viejos conceptos que considerábamos amortizados? Tal vez. Es la forma más sencilla de entender qué está pasando. También en el País Valenciano. Los acuerdos del Botànic y de La Nau han permitido una legislatura, autonómica y municipal (del cap i casal) de inicio de la recuperación tras dos décadas de absolutismo y corrupción del PP. ¿Es suficiente? A todas luces, no. Ni hemos conseguido un sistema de financiación justo, ni enjugar la deuda que arrastramos por el déficit acumulado, ni se han cumplido algunas de las propuestas que llevaron a PSPV, Compromís y Podem al gobierno. Queda materia de sobra para una próxima legislatura. En eso y en la memoria del estropicio del PP, confían para repetir una experiencia de éxito.

HECHO DIFERENCIAL

La última y largamente aplazada reforma del nostre Estatut ha permitido fijar una fecha para las elecciones autonómicas valencianas distinta del resto de autonomías “no históricas”. Como es sabido, Ximo Puig ha optado por unir los comicios valencianos a los estatales. De nuevo, el marco autonómico valenciano se diluye en el marco del Estado. Es fácil adivinar a quién conviene esa coincidencia. Si lo que se quiere es marcar el hecho diferencial, lo normal es que las autonómicas se celebren solas, como en Catalunya, Euskadi, Galicia y Andalucía, y no a rebufo de Congreso y Senado. Será difícil romper las dinámicas mediáticas estatales para colar la agenda valenciana. El ruido generado por el Proceso al Procés tapa cualquier otra melodía, por sinfónica que sea. Tampoco el precipitado adelanto electoral ayuda a hacernos más visibles. En la balanza de los beneficios tal vez destaque unas décimas de incremento en la participación. No es poca cosa teniendo en cuenta la amenaza de Andrómeda que se cierne sobre nuestras cabezas. A partir de ahora, y hasta el 26 de mayo, estamos de campaña electoral. Compromís termina este fin de semana sus Primarias para municipales, autonómicas y europeas. Cuatro años después, la coalición valencianista batió su record con casi 50 mil personas inscritas para elegir sus candidaturas. Para las generales, Compromís está articulando un procedimiento exprés. Ninguna otra fuerza política valenciana ha hecho una elección tan abierta a la ciudadanía. Las Primarias son la mejor forma de empezar una campaña electoral.

FEMINISMOS

Otro año más, las mujeres volvieron a dejar constancia pública de lo mucho que queda para lograr la plena igualdad. “Nosaltres les dones som molt a prop de la terra”, canta Maria del Mar Bonet. Mientras el movimiento MeToo sigue sacudiendo conciencias en la fábrica de sueños y pesadillas que es Hollywood, aquí, este 8 de marzo, la polémica ha estado en las etiquetas que algunas quieren ponerle a la lucha por la igualdad. “Feminismo liberal” llaman al suyo las de C’s, y entienden la libertad como el derecho a la prostitución o la legalización de los vientres de alquiler. Y encima van de modernas. A estas alturas de la historia, el feminismo ha dejado meridianamente clara su transversalidad, su interclasismo y estar por encima de ideologías y sectarismos partidistas. Le costó a las feministas quitarse el sambenito de rojas para que ahora lleguen los neofranquistas y les quieran endosar el insulto de feminazis. Los de la secta del autobús se dedican a propagar el odio en vísperas del 8 de Marzo. Tres días antes, el 5, llegaron a València. El alcalde Joan Ribó mandó retirar de las calles valencianas el bus de la intolerancia por incumplir varias ordenanzas municipales. La democracia también tiene instrumentos legales para defenderse de quienes la atacan. En ese bloque, en el de las y los demócratas, se alinean quienes defienden el diálogo y una sociedad más tolerante, pacífica, ecológica y justa. En el otro, en el bloque de la intolerancia, todos sabemos quienes se apuntan.

Escrito por
More from Redacción

SERIES: PERDÓNAME SEÑOR,LA MAFIA DE BARBATE

EDGAR B.DE MURCIA:Perdóname, Señor es la última apuesta de Telecinco para el...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *