RETRATO DE UN CONFIDENTE, A PROPÓSITO DE LA SERIE EL DÍA DE MAÑANA.

FERNANDO LARA: Escribo este artículo a las pocas horas de haber sido entregados los Premis Turia, a cuya XXVII edición no me ha sido posible asistir, contra lo que es mi costumbre. Pero ya me lanzo a proponer un nuevo premio para el año que viene: el dedicado a las series de ficción españolas que contengan una narración por capítulos y sean conclusivas. Al fin y al cabo, la Turia fue pionera en este tipo de galardones, cuando –años ha– distinguió con un Halcón especial al equipo de Amar en tiempos revueltos, que se emitía entonces por Televisión Española. Y tengo un candidato cualificado para ese Premio: El día de mañana, la magnífica serie de Mariano Barroso sobre lo no menos buena novela homónima que Ignacio Martínez de Pisón publicase en 2011. Producida por Movistar, supone todo un modelo de lo que puede dar de sí el formato televisivo cuando se utiliza con inteligencia y creatividad. La historia de Justo Gil, un oportunista cuya degradación le lleva a pasar de “coquetear” con los grupos de la izquierda antifranquista en la Barcelona de la última etapa del Régimen, a convertirse en confidente de la Brigada Político-Social, conlleva un auténtico retrato de cómo ha sido nuestro país durante ese periodo. Contado, a lo largo de seis episodios de cincuenta minutos, con maestría narrativa por parte de Barroso, que empieza por el difícil guion que ha escrito con Alejandro Hernández, continúa con una notable ambientación y destaca en una dirección de actores donde nadie desentona, aunque brillen de manera especial Oriol Pla, Aura Garrido, Jesús Carroza y Karra Elejalde. No es el momento ni el espacio, que sería muy fructífero, de lanzarse a la tarea de comparar novela y serie. Pero ya el propio Martínez de Pisón lo ha dejado muy claro: “La adaptación retrata bien lo que se cuenta en el libro, ahí está el espíritu de aquella Barcelona. Mariano Barroso y su equipo han deshecho la novela, como si hubieran cogido las piezas de un mueble de Ikea, las hubieran separado y, con ellas, construido un mueble diferente. Y han adoptado una buena decisión, la de tomar como eje narrativo las relaciones de Justo y Carme, los protagonistas, con el policía Mateo, algo que en el libro se narra fragmentariamente. Gracias a ello se ha conseguido darle al relato una consistencia que hace que la serie avance, con un ritmo que logra que nunca te canses de verla”. A estas palabras de un autor que entiende con tanta lucidez las relaciones entre literatura y cine (en dos ocasiones se adaptó su “Carreteras secundarias”), habría que añadir que El día de mañana/ serie aporta también tramas importantes, como la del secuestro del líder sindicalista, o diversos aspectos ligados al comisario Landa. Así debe ser una serie adulta y para adultos en el medio televisivo. Con ese buen sabor de boca, ¡felices vacaciones!

Escrito por
More from Redacción

CRÍTICA: IT, EL PAYASO DE LOS MIEDOS INFANTILES

(2) PAU VERGARA: ¿Puede haber algo más malvado que un payaso asesino?...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *