TV: CON LA MISA HEMOS TOPADO

VERÓNICA PUIG: Este fin de semana he ido a visitar a mi abuelita. Es verdad que salí el sábado y llegué con la cabeza un poco mareada,
aunque traté de disimular mi sueño. Me abrió la puerta como siempre y allí estaba, en pleno domingo escuchando “El día del Señor” de La 2 de TVE, que por si no es suficiente, incluye también el programa Pueblo De Dios. La gran pregunta que debemos hacernos es qué sentido tiene una misa católica en una cadena pública de un Estado aconfesional. La paradoja es que los gobiernos pasan, pero la misa permanece, y si hacemos más grande la paradoja resulta que los domingos La 2 dobla su audiencia habitual hasta el 7% de share. Pasé el resto de la semana cabreada y entonces me encontré una noticia que me reconfortó. El grupo político de Unidos Podemos ha planteado una propuesta parlamentaria para retirar este programa. “Ante la imposibilidad de dar cabida a todos y cada uno de estos sistemas ideológicos y conjunto de creencias, y para que

ninguna persona pueda sentirse discriminada, la actitud más sensata de una televisión pública es la de absoluta neutralidad en materia de ideologías, religión o creencias”. Ya sabéis que yo soy apolítica, es decir, soy de todos menos del PP, que es la antipolítica. Pero me pareció una medida estupenda. Unidos Podemos piensa que esto debe traducirse “en el cese de las emisiones televisivas de determinados ritos religiosos, misas católicas básicamente, que actualmente se emiten”. Con esta propuesta parlamentaria busca que “nuestra televisión pública no privilegie a una parte de la sociedad por sus creencias religiosas o ideología, sino que sea plural, aconfesional y acorde con la Constitución”. Estando absolutamente de acuerdo con esta medida pensé en mi abuela. Qué sería de ella sin su misa de domingo que, por cierto, pone a todo volumen porque está totalmente sorda. Cómo se lo podría explicar para que ella lo entendiera. Lo más seguro es que sea imposible. Es la fuerza de la costumbre y contra eso no hay razón que valga. El otro día volví a visitar a mi abuela. Cuando llegué me extrañó que no tuviera la misa puesta. Le pregunté el motivo. Me contestó que no se creía nada de lo que decía el cura y que era un pesado. No decía nada en los sermones y el programa le resultaba muy aburrido. Entonces pensé que lo mejor sería dejar el programa y que cayera por su propio peso hasta que se quedara sin audiencia. Dicho todo esto, abogo desde estas páginas por un programa en TVE donde se hable de la educación para la ciudadana y los valores éticos que compensen la presencia de esa rémora de pasado que es el Día del Señor, aunque mucho me temo que con la misa hemos topado.

Escrito por
More from Redacción

GASTRONOMÍA: FÍSICA DEL ESTADO SÓLIDO

EMILI PIERA: Créanme, quien lo probó lo sabe: para el amor es...
Leer Más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *