Cartelera Turia

SUSCRIPCIÓN

VELVET CRUSH-LOCO CLUB.LA PERFECCIÓN NO SIEMPRE SE PREMIA

Velvet Crush – Loco Club

 La perfección no siempre se premia

¿Fueron Velvet Crush como el patito feo en aquella confluencia entre power pop e indie rock norteamericanos en los noventa? Se diría que sí, teniendo en cuenta que Teenage Fanclub, The Posies, Matthew Sweet e incluso Gigolo Aunts siempre tuvieron una parroquia más nutrida en España y también en Europa, lugares en los que su música estaba destinada a recabar mayor repercusión que en su país. Quizá no fueran tan constantes como ellos, pero solo por un álbum como Teenage Symphonies To God (1994), la absoluta perfección pop encarnada en doce canciones, ya merecían destacado hueco en la historia. El Loco Club los acogió con calidez – lejos, eso sí, del lleno – en domingo por la tarde: pocos honores más grandes en el mundo del pop que una banda se bautice como una canción tuya, y por eso Ric Menck, batería y factótum del combo de Providence, agradeció la presencia y el entusiasmo de los valencianos Star Trip antes de abordar la canción homónima.

Foto: María Carbonell.

Tanto Menck como el vocalista y bajista Paul Chastain habían estado en la misma sala hace cinco años como sección rítmica de Matthew Sweet, y en esta ocasión llegaban con su guitarrista Jeffrey Borchardt (Underhill) y con Dave Gibbs, de Gigolo Aunts, a la otra guitarra, este 28 años después de haber girado – como explicó – con ellos por primera vez. Los nombres se repiten en este pequeño club de apasionados por la melodía, que diría Juan Vitoria. Se trataba, sí, de celebrar los treinta años de aquella maravilla de disco, pero también, por qué no, de recordar algunas delicias de su debut, aquel In The Presence of Greatness (1991) que tuvo la mala suerte de coincidir en el sello Creation con tres discos capaces de eclipsar al sol: el primero de Teenage Fanclub, el segundo de My Bloody Valentine y el tercero de Primal Scream. Por eso abrieron con la sublime “Ash & Earth” y se despidieron con la apasionada y apasionante “Drive Me Down”. Y entre medias fueron cayendo “Atmosphere”, “Time Wraps Around You”, “My Blank Pages”, su versión del “Why Not Your Baby” de Gene Clark o “Hold Me Up” (el hit, me decía mi amigo Enrique: bendito hit de solo 250.000 escuchas en Spotify) y hasta una toma de “Teenage Kicks” de los Undertones. Primero con cierto agarrotamiento, que por algo ellos (tampoco nosotros) tenemos 25 ni 30 años; luego ya con la velocidad de crucero que demanda tal manojo de melodías fulgentes y guitarrazos rejuvenecedores (por dos, ojo). ¿Ejercicio nostálgico? Claro. Pero también reivindicación de esas canciones que nunca pueden sonar desfasadas, fuera de compás ni pasadas de moda porque nunca la cataron.

VELVET CRUSH-LOCO CLUB.LA PERFECCIÓN NO SIEMPRE SE PREMIA

EL COLUMPIO ASESINO – Repvblicca 20 años

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *