CRÍTICA: IT, EL PAYASO DE LOS MIEDOS INFANTILES

(2) PAU VERGARA: ¿Puede haber algo más malvado que un payaso asesino? En 1986 el maestro de la novela de terror, Stephen King publicaba IT, que daba una vuelta de tuerca a sus ya rebuscados personajes. El éxito de la novela se basaba en crear un diabólico personaje que bebía directamente de relatos populares que, como Caperucita Roja, han pasado de generación en generación, hasta convertirse en estructuras míticas. Sin duda IT, bebe de ese “lobo” que quiere “comerse” a la bella Caperucita abusando de su confianza. Nuestro compañero Román Gubern, al que no me canso de citar, escribía en 1979 junto a Dolors Llopart Las raíces del miedo: antropología del cine de terror, donde indaga sobre los orígenes del miedo. Ya entonces planteaba una pregunta que sigue inquietando a los psicólogos: ¿el miedo se aprende o existe algo en los seres humanos que nos predispone hacia él? Sea lo que sea, King logró incidir en esos miedos infantiles creando a Pennywise, un payaso diabólico que bebe directamente de ese lobo mítico. Con estos mimbres Andy Muschietti decide adaptar, de nuevo (ya hubo otra versión televisiva en 1990) la novela de Stephen King haciendo hincapié en las relaciones entre padres e hijos. Como buen argentino, sus películas están llenas de pinceladas psicoanalíticas, como el caso de Mamá (2013), donde incidía en las relaciones familiares como origen del miedo. Ese aspecto también está presente como telón de fondo en IT: un pueblo donde la gente adulta parece estar maldita, ese miedo del cual se alimenta precisamente el payaso, y un miedo que atenaza a los habitantes de esa horrible y pequeña comunidad norteamericana que bien podría extenderse a muchas localidades de Estados Unidos. Estoy convencido que Gubern podría buscar otros significados: la estrategia del miedo para controlar una sociedad enferma y cada vez más empobrecida, un payaso que renace de los miedos y la frustración de la gente (¿no es Donald Trump ese payaso?), son lecturas que circulan en el trasfondo del film. Lo cierto es que Muschietti consigue hacer una película entretenida que también bebe de las nuevas series televisivas como Stranger Things (que al mismo tiempo bebe de otra novela de Stephen King como El cuerpo que luego se llevó a la gran pantalla con el título de Cuenta conmigo, de Rob Reiner). Ese relato veraniego donde suceden cosas. Los guionistas de IT, Chase Palmer (Biopunk) y Gary Dauberman (Annabelle) han sabido cuidar esos personajes juveniles llenos de traumas y sucesos personales que mueven y guían su conflicto. Y el payaso bebe de sus miedos, se alimenta de ellos y eso le permite revivir cada 27 años. No estamos ante una película de terror al uso, prefabricada y narrativamente automátizada, llena de sustos (que los hay) y personajes estereotipados. IT tiene vida propia y ello es de agradecer. La película también hace sus pequeños homenajes como la proyección en un cine del pueblo de Pesadilla Elm Street, de Wes Craven y esa estética ochentera que parece que estemos reviviendo. En definitiva, IT gustará a todos aquellos que busquen pasar miedo, pero también a los amantes del género de terror que quieran ver algo interesante. Y sí, habrá segunda parte.

Escrito por
More from Redacción

EL FICIV TRAE A VALENCIA LOS “CAMPEONES” DE JAVIER FESSER

Tras acoger el preestreno oficial de la nueva superproducción de Disney "Christopher...
Leer Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *