Cartelera Turia

SUSCRIPCIÓN

CRÍTICA KID CONGO POWERS, THE MAKE-UP Y THE NEW BOMB TURKS – FUNTASTIC DRACULA CARNIVAL (BENIDORM).-Explosivo microcosmos

CARLOS PÉREZ DE ZIRIZA: El Funtastic es un mundo dentro de otros muchos mundos posibles. Una burbuja ajena al tiempo y al espacio. Un microcosmos quizá ya no tan micro: sus cerca de 2.000 abonos se agotan cada año en cuestión de minutos. Lo que empezó hace casi dos décadas como una fiesta entre amigos que Paloma Martínez (Paloma Borbone en el mundo del rock) y Álvaro Coalla (Varo, batería de los astures Doctor Explosión) se montaban en torno a su música predilecta se convirtió en uno de los festivales más peculiares de toda España, del que ya hace unas temporadas se disfruta en la veteranísima discoteca Penélope de Benidorm. Disposición sesentera, estética puramente vintage, para una cita que se nutre de rock and roll, punk, garage, surf rock, rockabilly, r’n’b, blues, soul o incluso power pop. Continente y contenido en plena armonía para tres días que son, más que un festival, un enorme fiestón. Y del que un servidor pudo gozar en su jornada más destacada, la del sábado, con tres protagonistas norteamericanos de primera magnitud: Kid Congo Powers, The Make-Up y The New Bomb Turks.

El primero, que aprovechaba para presentar la edición en castellano de su interesantísimo libro autobiográfico, fue quien más me convenció. Su actuación fue reflejo de su envidiable currículo: sonidos fronterizos, garage rock, punk y blues bastardo, retorcido y pantanoso en un bolo ducho en destreza instrumental con algunas versiones de The Cramps y The Gun Club, las bandas que cimentaron su leyenda junto a los Bad Seeds de Nick Cave. Oficio y mucho pedigrí. Los mismos que mostró Ian Svenonius el frente de sus The Make-Up en su espléndidamente secuenciado set al frente de The Make-Up, de intensidad creciente y muchos matices, desde lo sinuoso a lo directamente explosivo, tan convincente como siempre en su papel de predicador del evangelio post punk en su versión más inflamada de soul, gospel y r’n’b, con ese solvente histrionismo chamánico que le convierte en alma gemela de Jon Spencer. Lo de los New Bomb Turks fue un vendaval: una descarga eléctrica de punk rock – con un punto a la escuela de Detroit, la de los Stooges o MC5 – rebosante de riffs contagiosamente malsanos y estribillos más pegajosos que el Loctite, presidida por ese personajazo que es Eric Davidson, quien se debió meter dentro de sus vaqueros y restregar en la entrepierna media docena de teléfonos móviles que le ofrecían los fans de las primeras filas.

CRÍTICA KID CONGO POWERS, THE MAKE-UP Y THE NEW BOMB TURKS – FUNTASTIC DRACULA CARNIVAL (BENIDORM).-Explosivo microcosmos

LA CIENCIA DE PIXAR, Ciudad de las

CRÍTICA KID CONGO POWERS, THE MAKE-UP Y THE NEW BOMB TURKS – FUNTASTIC DRACULA CARNIVAL (BENIDORM).-Explosivo microcosmos

NOMINADOS A LOS PREMIOS FEROZ 2024

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *