Vino

LA TABERNA DEL IRLANDÉS:VINOS MEDITERRÁNEOS.

0

Cuando en 1968 el gran geógrafo francés Alain  Huetz de Lemps (*) público  su obra Vignobles et vins du Nord-Ouest de l’Espagne que estudiaba desde Navarra a Galicia. Los vinos de Rioja reinaban en  España como vinos de calidad. Pocos, fuera   del Cava y  el Ribeiro se podían encontrar en las cartas de los restaurantes, aunque algunas joyas minoritarias de; Almansa, Tarragona, Alicante, Empordá y Penedés  podían  comprarse en vinotecas y tiendas de bodeguers. Alain destaca los vinos de Logroño, las Riojas (alta y alavesa) y Navarra. Su estudio como el El Vins de l’arc Mediterrani d’Alacant a Montpeller, ocupa una extensión de 155.000 km2, un arco  que va del golfo de Vizcaya a Finisterre. Y aunque los vinos de Rioja podían reclamarse como grandes y finos vinos este trabajo  del imprescindible autor  francés  le vino a los vinos de Rioja como dinero caído del cielo, pues fue una percha intelectual donde colgar sus estrategias de divulgación, promoción  y marketing. Fue un eficaz aliado en su prestigio internacional. Pero al fin y al cabo Alain no hacía en este delicioso estudio otra cosa que divulgar los vinos de corte atlántico  a caballo sobre la línea  Wagner que divide la viticultura europea en dos (la atlántica-continental y la mediterránea)  línea que naciendo de  Oporto pasa justo por Haro.

El gusto imperante era el tipo de tinto del eje Burdeos-Rioja; de color abierto y cuerpo ligero. Pero un cambio histórico  se produjo en la dedada 1980 una revolución  casi puedes  en el Languedoc y Córcega  desarrollo un estilo de vinos mediterráneo, con sus propia variedades  donde la fruta y la crianza producían  vinos  de bouquet natural y  equilibrio. Menos reducidos y oxidados  En la feria Vinexpo de 1985 tintos las novedades exitosas como  el Clos de la Dame de AOC Ajaccio y los Minervois, y Cotes du Languedoc-La Clape (Vignelacoroix) mostraron que ste estilo de vinos eran tan filos, elegantes  y seductores como los del eje Burdeos-Rioja-Ribera. El tiempo lo ha confirmado  y como vemos y bebemos desde hace años podemos disfrutar de estos grandes vinos de l’arc mediterrani. Y como se suele decir tout le rest c’est literarure.

20Desde la Sierra de Bullas  en la comarca de Requena y Utiel,  en esta  primer parte de la guía seleccionamos vinos que responde a una exquisita calidad. Las características   de estos vinos a más de una excelsa enología, son la expresión  de variedades propias (monastrell, bonicaire, airen,  macabeo, tintórea, forcallat, moscatel, giro, bobal)  con algún aditamento  minoritario   de foráneas. Pero es el terroir con la geografía del l’arc mediterrani y su influencia marina  cuyo litoral tiene un zócalo  continental de profundida baja, lo que marca su condición climática; lluvias torrenciales estacionales, alta insolación (más de 2.800 horas por año de media). La geografía es la que marca  esta  rica diversidad vitícola con sus  sierras y valles  como describe el geógrafo  Juan Piqueras catedrático  de geografía de la Universitat de València estos valles, corredores, hoyas, glacis y sierras (en el País Valenciano finalizan dos de los sistemas montañosos más importantes de la península el Bético en la Marina y e Ibérico  en Castello), y su ríos del secano,  no muy caudalosos,  pero de  gran desnivel en su escaso recorrido cono el Montnegre y el Vinalopó o el Palancia (75 km de  longitud).

UNOS VINOS (DE LA TERRETA) PARA DISFRUTAR

Artículo anterior

La risoterapia del clown llega a la Mostra de Pallassos de Xirivella

Next article

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Número de la semana

Publicidad

Login/Sign up
0
    0
    Carrito Turia
    El carrito está vacíoVolver a la tienda