ACTUALIDADportada

El tiempo suspendido, refugiados palestinos, de Germán Caballero en La Nau

0

Junto a su colega palestina Rayan Sukkar el fotoperiodista valenciano Germán Caballero realizó un recorrido visual de gran impacto por los dispersos campos de refugiados de palestinos y palestinas en el Líbano.  Entre septiembre de 2019 y 2020 la mirada cercana y solidaria de este profesional de 29 años retrató decenas de imágenes de la vida cotidiana, precaria y caótica, de una población segregada desde hace mucho tiempo por una flagrante injusticia histórica a la que la comunidad internacional da la espalda sin recato. La Nakba de 1948, “El desastre”, cuando la creación del Estado de Israel supuso  la expulsión de 750.000 personas de su territorio ancestral. El apartheid judío. El mismo Caballero se pregunta cómo es posible que “seis millones de personas o más, dispersas por el mundo y en campos en Líbano, Gaza y Cisjordania, vivan sin respuestas desde hace 73 años.

Este viaje que ha propiciado un relato gráfico de una calidad extraordinaria, y una contundencia humana difícil de lograr en imágenes, no ha sido el primero que hizo al Líbano el intrépido reportero del diario Levante EMV. Ya estuvo en el homenaje que se hizo en 2019 a las víctimas de la famosa matanza de Shatila, donde la falange libanesa, de extrema derecha, compinchada con el ejército hebreo, perpetró la matanza de 3.500 personas. Una historia terrible que se refleja en cada mirada y gesto de los hombres y mujeres de Caballero ha venido retratando en una serie de fotografías a color que constituyen un relato demoledor de la situación social en que malviven ciudadanos y ciudadanas que han tenido la mala suerte de ser considerados apátridas, sin tierra, sin casa, sin nada. El recorrido gráfico de fotógrafo se acerca a la gente como si fuero uno más. Y así el observador se enfrenta a unas fotos que

Una mujer carga con su hijo por una calle del campo de personas refugiadas palestinas de Burj El Barajneh, Beirut, 2019

contrastan su gran colorido y calidad de emulsión, con la sordidez e inaudito caos en que vive la gente, en estos campos de refugiados, distribuidos por diversas partes del norte del Líbano. Lo que se nota de inmediato es que al fotógrafo le interesan sobre todo las personas. Las retrata perfilando su dignidad frente a la desdicha; el gesto triste de una anciana, lo mirada vivaz de una joven…Y con un fondo surrealista y desolador. Casas destrozadas, marañas de cables, pobreza de infraestructuras y viviendas. Y Caballero nos cuenta que, pese a todo, la vida sigue, los niños juegan al futbol y trabajan en ordenadores; y además de inmortalizar secuencias de la vida cotidiana, expone una sucesión de retratos de gran formato titulados En primera persona, de los hombres y mujeres de todas las edades y condiciones que viven en los campos y que llevan en su mirada el dolor y la esperanza de sobrevivir a partes iguales. Caballero demuestra en esta exposición ser tan buen reportero social como retratista.

Un refugiado sirio trabaja en la construcción en el campo de personas refugiadas palestinas de Burj El Barajneh, Beirut. Las y los refugiados sirios, como las y los palestinos, no tienen acceso al mercado laboral en las mismas condiciones que las personas libanesas, ya que tienen prohibidas la mayoría de profesiones, 2019

“No todo es negativo en los campos. La riqueza moral de sus habitantes es tremendamente inspiradora. La red vecinal se da entre ellas y ellos consiguen que nadie se quede atrás. A falta de Estado, buenos son vecinos”, escribe el fotógrafo. La exposición de La Nau es ver la destrucción de la vida cotidiana de la gente en color. Caballero dice que le gusta trabajar el color, y bien que lo consigue.

”El color bien tratado es mejor que el blanco y negro. Soy mediterráneo y me parecería un crimen no destacar la luz. ¡Y la vida es en color!” concluye sonriente rodeado de su obra. Los campos para personas refugiadas palestinas en Líbano es un tema que interesa poco a los medios. Una reportera de televisión presente en la exposición comenta que le ha costado dios y ayuda que la televisión pública le acepte el reportaje. Y sin embargo, aquí está el audaz periodista Caballero dispuesto a jugársela para recordarnos que ese pueblo, esa gente, es real existe y está sufriendo. La muestra, comisariada por Jorge Ramos, merece una obligada visita a La Nau.

LA ROSA ALS LLAVIS: Tercer disc de Tomàs de los Santos

Artículo anterior

València acoge las esculturas monumentales de Julian Opie

Next article

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Número de la semana

Publicidad

Publicidad

Login/Sign up
0
    0
    Carrito Turia
    El carrito está vacíoVolver a la tienda