Firmas

S.O.S

0

Las estadísticas son desoladoras. Únicamente el 30% de los cines españoles continúan abiertos; entre los centenares que han cerrado, por ahora de forma provisional, figuran los valencianos Lys, Babel o Yelmo. No hay apenas estrenos, porque las multinacionales siguen guardándose sus películas hasta mejor momento y ya no les queda demasiado material a las distribuidoras independientes. Gracias a ellas las salas han podido renovar sus carteleras durante la pandemia y, como han hecho público esta misma semana, se muestran dispuestas a seguir en la lucha mientras haya cines funcionando. Películas españolas que podrían haber tenido un buen resultado de taquilla, como Bajocero, de Lluís Quílez, o Cosmética del enemigo, de Kike Maíllo, han ido directamente a plataformas, aprovechando que hasta el 31 de enero podían sortear la obligación de estrenar en salas que exigen las subvenciones del ICAA. Y, en un caso hasta ahora inédito, Noticias del Gran Mundo, film de fuerte reclamo entre los espectadores por su protagonista, Tom Hanks y su director, Paul Greengrass, muy conocido por la serie del agente Bourne, es publicitado al mismo tiempo para su exhibición en cines y en Netflix, con una separación de tan solo doce días…

La lista podría seguir, pero no quiero desanimar más al sufrido lector. Pero sí debemos relacionar estos datos con los del pasado año, el maléfico 2020. Según la UNIC (Unión Internacional de Cines), la exhibición europea perdió el pasado año la astronómica cifra de 6.200 millones de euros, al descender sus espectadores y recaudaciones en un promedio del 70%, con Dinamarca (47%) y Rumania (80%) en los extremos de la horquilla. España incluso superó esa media tan negativa, con un 73%, pero también otros países cercanos, como Italia (71%) o Reino Unido (76%), mientras que Alemania se ajustaba con exactitud al promedio y, sorpresa, la siempre cinéfila Francia tampoco estaba nada lejos, con un 69% menos.

Ninguna industria puede subsistir con tan brutal declive, que probablemente se mantenga durante buena parte o todo 2021. De momento, el Festival de Cannes, referente mundial para los diversos sectores, ya ha trasladado sus fechas de mayo a julio, si es que para entonces la situación ha mejorado con las vacunaciones. Y el Festival de Sundance, que sirve de escaparate para la producción independiente, sobre todo norteamericana, ha tenido en esta ocasión formato básicamente virtual, como lo tendrá Berlín en marzo, aunque con proyecciones previstas para junio. Así las cosas, y siendo conscientes de que toda la economía está atravesando un calvario similar, al cine hoy únicamente le queda la solución de unas ayudas públicas amplias y directas, como ya vienen haciendo varios países de nuestro entorno.

EL HUMANS FEST EN LA FILMO

Artículo anterior

JUAN USLÉ, OJO Y PAISAJE en Bombas Gens

Next article

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Número de la semana

Publicidad



Login/Sign up
0
    0
    Carrito Turia
    El carrito está vacíoVolver a la tienda