ACTUALIDADMúsicaportada

SORPRESAS, REVELACIONES Y CONFIRMACIONES

0

Los discos de Flores, Lanuca, Manutebol, Los Premios o Pau Corea nos sirven para trazar interesantes ejes de coordenadas en el pop valenciano actual

No lo diremos por primera ni por última vez: en València, o en la Comunitat Valenciana, si se prefiere así, se hace de todo. Todas las músicas posibles. Y con oficio y solvencia. Esta semana podemos recomendaros una buena ración de pop vintage, de psicodelia, de indie rock que se parece bastante a lo que era cuando no se había desvirtuado su nombre y de pop electrónico nada trillado. Con músicos de trayecto ya consolidado y otros que están, como quien dice, empezando.

Comenzamos por la sorpresa. La gran sorpresa de la temporada. Se llama Flores, es el proyecto de Quique Gallo, batería de los muy rocanroleros Aullido Atómico. Y se trata de su primer disco. Es uno de esos raros milagros creativos que surgen una vez cada diez años, en los que una desgracia personal (la muerte de su hermana sin cumplir los 40 años) se transforma en un radiante homenaje a la vida. Gloria es un disco paradójicamente delicioso, surcado por aires de bossa nova, swing, doo woop, ritmos jamaicanos y caribeños, grabado con Jussi Folch, Xema Fuertes y Cayo Bellveser en los estudios Río Bravo. La expresión “estado de gracia” se inventó para trabajos así. Entre lo mejorcísimo de la producción valenciana de 2021.

Continuamos por la confirmación. La de Lanuca, que es el proyecto de Ángela Bonet y su pareja, Manolo Bertrán (vocalista y compositor de los veteranos Doctor Divago), quienes en su segundo álbum – aunque es su quinto disco, si contamos los EPs previos – mantienen el poder evocador, de belleza en estado casi gaseoso, de una propuesta, ahora con Jordi Semper y Mónica Llop, que juega en la misma liga que Aries, Marina Gallardo o Tulsa, y apenas cuenta con las alcoyanas Júlia como paralelismo valenciano. Su pop sintético de texturas evanescentes ha reforzado su armazón electrónico y resulta igual de convincente, pero más asequible aún si cabe para cualquiera que aún les desconozca. Los ocho cortes de CYA JYX (2021) suponen otra nueva cota en una carrera de pasos pequeños pero firmes.

Seguimos por la revelación: el combinado de pop progresivo, psicodelia y retrofuturismo vintage de Los Premios, el proyecto conjunto de Pablo Silva (ex Polock) y Borja González Ayllón (Bob Lazy), que suena a bastante más de lo que se podía esperar por sus bagajes previos. No, no encontrarán aquí una combinación de pop electrónico y power pop. Ni rastro de estribillos pegadizos ni destellos de instantaneidad. Lo que proponen en su EP homónimo de cinco canciones es algo más complejo, que igual puede recordar a Los Estanques, a Tame Impala o a grupos guiris que se nutren también del jazz y del pop cósmico como Orchestra of Spheres o Vanishing Twin. Irradian mucha clase.

La misma que atesora, por cierto, otro ex miembro de Polock, Pau Corea (es decir, el músico y productor Pau Paredes), de quien aguardamos con muchísimas ganas su primer álbum tras la publicación de fabulosos singles de pop electrónico como “La cumbre”, “Giro” o el reciente “Contra”. Recuerda a algunas cosas de James Blake y de Oneohtrix Point Never. Casi nada.

Y terminamos con otra revelación, quizá algo más relativa: también llevan menos tiempo en esto. La de los también capitalinos Manutebol, que debutan en largo con un Metamorfosis (2021) al que se le perdona el recurso a temáticas espaciales tan requetesobadas en el indie rock estatal de los últimos 30 años: “La Guerra de las Galaxias” y “Electrosideral” son dos de sus temas; sí, sin necesidad de más preguntas, señoría. ¿Por qué? Pues porque aunque no inventen el mecanismo de la rueda con su primer disco, su forma de modular una pizca de la mejor tradición del rock en castellano, otra de ese rock neoyorquino al estilo Luna, otra de ese indie pixiano, otra del indie patrio noventero y otra de un pop sintético sutil, y hacerlo además con menciones honestísimas a la Bounty del Saler, a la playa de la Malvarrosa, al Cabanyal, a los garitos de Russafa o al ocaso del Carmen como privilegiado abrevadero nocturno, con la producción siempre eficiente de Carlos Hernández y David Garzinsky, ya nos tiene ganados. Al menos como para esperar de ellos notables entregas en un futuro, porque además hay en sus canciones diversidad de registros, morro y poquitos prejuicios.

Flores – Gloria (Mont Ventoux)

Lanuca – CYA JYX (Bonavena Música)

Los Premios – Me enamoré (Autoeditado)

Pau Corea – “Contra” (Movistar Sound)

Manutebol – Metamorfosis (Astro)

EL BOLERO DE MANEL

Artículo anterior

DIEZ PERSONAJES QUE CONMOVIERON AL MUNDO: NATALIA GINZBURG

Next article

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Número de la semana

Publicidad

Login/Sign up
0
    0
    Carrito Turia
    El carrito está vacíoVolver a la tienda