LA TAQUILLA DEL REINO DE DIOS

FERNANDO LARA: Al repasar el excelente informe de la consultora MRC sobre los resultados del cine iberoamericano el pasado año, llama poderosamente la atención la taquilla obtenida por un film brasileño, Nada a perder. Sus 13 millones y medio de espectadores en 19 países triplican los resultados de la segunda película en el “ranking”, la mexicana Ya veremos, y cuadruplican los de la española Campeones. ¿Cómo se explica tan desmesurado éxito? Porque es una cinta de propaganda de la Iglesia Universal del Reino de Dios, extendida en 172 países y que cuenta solo en Brasil con unos 8 millones de feligreses.
Dirigida por Alexandre Avancini, realizador de populares culebrones y que en cine ya llevase a la pantalla grande la triunfante serie sobre Moisés y los Diez Mandamientos, este Nada a perder narra la vida de Edir Macedo entre las décadas de los 60 y los 90, en medio de las cuales fundase en 1977 la citada Iglesia, que sigue las doctrinas de los llamados “pentecostales”, aunque con matices propios derivados de la tradiciones brasileiras. Macedo es un personaje enormemente confuso y controvertido, que ya ha pasado por la cárcel, y entre las múltiples acusaciones que pesan contra él figuran la del blanqueo de dinero, los acuerdos con narcotraficantes y un desmesurado enriquecimiento personal. El programa televisivo “Pare de sufrir” supuso la plataforma de lanzamiento para una comunidad que muchos no dudan en calificar como secta con todos sus atributos.
No es un documental Nada a perder, sino una ficción con actores, aunque en su tramo final aparezca el propio Macedo adoctrinando a los espectadores. Un público “cautivo” porque, según las crónicas periodísticas, la Iglesia Universal del Reino de Dios se dedicó a comprar aforos completos de las salas de cine para luego regalar las entradas y lograr así ese éxito de taquilla que citábamos. Ya está en marcha la secuela del film, para la que se esperan similares resultados a los del original (multiplicados al haber sido adquirido por Netflix), dado que la expansión de la tal Iglesia no para de crecer.
¿Será este un buen método para superar el descenso de espectadores en las salas? Ojalá que no y que no empiecen a proliferar películas de las mil y una confesiones que pululan por el mundo. Entre nosotros ya se intentó con la figura de Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, pero no dio resultado. Quizá porque el público español ya se siente “vacunado” por aquellos films del nacionalcatolicismo que nos dejaron secuelas tan indelebles

Escrito por
More from Redacción

EDITORIAL: UN JUEZ JUSTICIERO

TURIA: Existe un riesgo tanto o más peligroso para una sociedad democrática...
Leer Más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *